Este museo, ubicado en uno de los edificios más bellos de la localidad, debe su nombre al ilustre pintor borjano Baltasar González Ferrández (1.861-1.936).

Fue alcalde de Borja en varias ocasiones hasta su muerte durante el conflicto de la Guerra Civil Española. Su obra, a pesar que la viuda del pintor donó gran parte de la obra al Museo Provincial de Zaragoza, se encuentra muy difuminada entre particulares y familiares.

Este museo quiere rescatar la trayectoria de este pintor y proyectarla más allá del ámbito local. A pesar de la ausencia de premios o galardones que reconociesen el mérito de su trayectoria pictórica, la obra y el estilo de este artista no deben pasar desapercibidos.

El edificio que sirve de sede para este museo constituye el ejemplo más antiguo de arquitectura civil existente en Borja, encuadrable dentro de la tipología del mudéjar primitivo y del que desgraciadamente pocos restos existen en la actualidad en Aragón.

Se trata de una construcción realizada a caballo entre los siglos XIV-XV, de planta rectangular, compuesta de dos plantas y falsa bajo cubierta, desde la que se accede al espacio cubierto que constituye el arco volado sobre la calle Planilla. El alero de la fachada principal está realizado con diferentes hiladas de ladrillo y una teja invertida, siendo el conjunto de buen tamaño y vuelo.

Sus salas cubiertas con alfarjes góticos son utilizadas para exposiciones temporales, pero en un futuro próximo, se espera poder instalar una colección permanente del pintor borjano que da nombre al museo.

Fuente: www.turismodeborja.com

Municipio: BORJA

Calle San Bartolomé, 16

Más información en la Oficina de Turismo de Borja: