Museo de la Colegiata de Santa María (Borja)

El Museo, inaugurado en mayo de 2003, surgió con el objetivo de exponer una parte del patrimonio artístico de la antigua Colegiata de Santa María de Borja, con arreglo a unos criterios previamente establecidos.

Este museo no se constituyó como una Sección de Arte Religioso dentro del proyecto de creación de un Museo Comarcal, sino que nació como una institución íntimamente vinculada a la Colegiata, aunque en un edificio de propiedad municipal.

La Iglesia ha aportado al Museo la mayoría de las obras de arte que se exhiben.

Casi todas ellas proceden de Santa María; en unos casos porque fueron adquiridas o donadas para su uso litúrgico; en otros, porque allí fueron depositadas tras la supresión de los cuatro conventos de religiosos que hubo en la ciudad. Hay también obras de procedencia privada donadas recientemente a la parroquia.

Dirección:Plaza Ntra. Sra. Peana, 6, 50540 Borja, Zaragoza
Contactar en los teléfonos: 976 852 947 – 670 230 780

Oficina de Turismo de Borja
Tfn.: 662 347 611
mail: turismo@borja.es

Ayuntamiento de Borja
Tfn.: 976 852 001
mail: ventanillaunica@borja.es

Página web de la oficina de turismo de Borja

La Colegiata de Santa María en Borja es un conjunto monumental formado por la iglesia (elevada a colegiata en 1449) y el claustro, adosado a ésta en su lado sur. La iglesia es de nave única, de cinco tramos, cubierta con bóveda de cañón con lunetos, grandes capillas laterales abiertas entre sus contrafuertes, coro bajo, en los pies, y cabecera poligonal con varias dependencias anejas, entre las que sobresale la sacristía, además de una cripta subterránea. El claustro, actualmente cegado, es de planta cuadrada, con tres crujías de siete tramos cubiertas con bóveda de crucería y una cuarta crujía desvirtuada por la apertura en los siglos XVI y XVII de varias capillas. Toda la construcción tiene fábrica de ladrillo, excepto la base de la torre del Reloj que, por ser la parte más antigua, está construida en piedra sillar. Esta torre está situada en el lado sur del último tramo de la nave, mientras que en el lado norte de éste se eleva otra torre posterior. Ambas tienen cuatro cuerpos, pero diferentes estilos constructivos.

Es precisamente la superposición de estilos uno de los hechos más destacados en este conjunto, que se empezó a construir en el siglo XII en estilo románico. Se continuó en gótico y mudéjar (apreciable en la torre del Reloj, la traza del claustro o la decoración del ábside) y se reformó totalmente en época barroca, tras el incendio de 1775, en un estilo clasicista francés de estela pilarista, como se deduce de su decoración interior a base de yeserías y pinturas murales y del atrio de acceso desde el exterior en el lado norte.

Fuente: Ruta de la Garnacha