Centro de Interpretación «Valle del Huecha» (Albeta)

Este Centro de Interpretación es una invitación a recorrer y descubrir los parajes y rincones llenos de historia, belleza y vida del valle del Huecha, un extraordinario viaje en el que acompañaremos el curso del río, desde su nacimiento en las laderas de la Sierra del Moncayo hasta su desembocadura en el Ebro en Novillas, al tiempo que nos va desvelando todos los secretos de esta región.

“El pasado y el futuro, la vida y la muerte, las estaciones, el paso del tiempo, todo ello, se muestra en este centro de interpretación de la vida.”

Gracias al interés y la importante labor de los vecinos del Valle del Huecha, que han restaurado y cedido la mayor parte de los objetos que aquí se exponen, el visitante tendrá la oportunidad de acercarse y experimentar la vida como era antes. Un interesante viaje a través de estos objetos de la vida diaria, cotidianos, aperos de labranza, etc., de todo este rico patrimonio material con el que podrá sentir el pasado.

Además de elementos primordiales para la vida, el agua, el fuego, el aire y la tierra son representaciones simbólicas creadas desde que tenemos conciencia de nosotros mismos y de nuestro entorno para ayudarnos a interpretar y comprender las fuerzas fundamentales de la naturaleza.

Los dominios de estos cuatro elementos son también los nuestros, nos hablan de las huellas imborrables de la naturaleza en las emociones y en la dimensión histórica de los seres humanos, de su influencia sobre nuestras propias vidas, pues en esa incesante búsqueda de instrumentos y formas para establecer una relación equilibrada con el entorno que nos rodea, no somos ni podemos sentirnos como algo ajeno a la naturaleza.

Como en otros muchos rincones del planeta, durante generaciones, los habitantes del valle del Huecha han sido protagonistas de esta singular relación con su entorno, albergando en sus tradiciones la sabiduría de lo que significaba esencialmente la naturaleza como parte íntegra del mismo ciclo de la vida del que dependía su propia existencia.

Fuente: Centro de Interpretación «Valle del Huecha»