Bello ejemplo de arquitectura civil aragonesa del siglo XVI, que obedece a la tipología de las denominadas “Casas Solariegas Aragonesas”.

Destaca su estrecha fachada de ladrillo, balcón de forja muy volado y típica galería de dobles arcos, rematada por uno de los aleros más importantes de la ciudad, con dos líneas de ménsulas y dividido en casetones, con fina decoración a base de florones del que cuelga una piña cerrada.

Restaurado en 1.999 es la sede del Centro de Estudios Borjanos, de la Institución “Fernando el Católico”.

En su interior pueden admirarse las bodegas y varios cuadros del pintor borjano D. Baltasar González.

Fuente: turismodeborja.com