Denominación bodegas: Las Bodegas.

Característica reseñable: conserva fidedignamente los espacios de las bodegas sin sustitución de materiales. El abandono sería no obstante la realidad más característica. Las lumbreras y las pisaderas superiores se conservan en buen estado de conservación.

Se encuentran alineadas a lo largo de una larga ladera que mira al noroeste. El área ocupada por el conjunto abarca unas 1’3 hectáreas y tiene forma de larga franja sinuosa. Solo en un pequeño fragmento aparece una segunda hilera superior con dos bodegas de gran porte.

Son en total unas 60 bodegas.

Algunas presentan al exterior un atrio con frente de mampostería o sillarejo, a veces revocado, con una cubierta formada en el interior por entramado de ramas o cañizo, y en cuyo interior se emplaza una entrada con forma de arco, y una puerta de madera con ventilación al interior. En la mayoría de los casos, el atrio se ve reducido a un breve espacio de protección delante de la puerta. Desde ella se accede directamente a unas largas escaleras descendentes, luego a un pasillo, flanqueado por uno o varios habitáculos destinados a alojar cubas de vino y que remata en una estancia final.

Se conservan numerosas lumbreras de ventilación y para arrojar por ella las uvas al interior, son de mampostería y en forma cupulada, y cuentan con una especie de ventanuca y una pila adosada de forma rectangular, ovalada o trapezoidal.

Ubicación: Acceso actual de bodegas: tomando la carretera de Magallón a Fuendejalón, A – 121, a unos 3 Km. de Magallón, superado el pueblo de Alberite y enfrente de la gasolinera existente, se localiza la ladera con las bodegas.

Fuente: SIPCA

Acceso actual de bodegas: tomando la carretera de Magallón a Fuendejalón, A – 121, a unos 3 Km de Magallón, superado el pueblo de Alberite y enfrente de la gasolinera existente, se localiza el cerro con las bodegas. Existe una línea cota de bodegas. Rodean todo el cerro. Se encuentran absolutamente abandonadas. Muy pocas se encuentran protegidas con puerta con utilidad de cierre. No quedan apenas restos de cultura material. Conservan los espacios, puertas abiertas y lumbreras de manera bastante fidedigna, motivado por el propio abandono.

Estado de conservación: ruina. Los diversos robos y el alejamiento del pueblo han fomentado el abandono de las bodegas cueva.

Otros: característica reseñable: conserva fidedignamente los espacios de las bodegas sin sustitución de materiales. El abandono sería no obstante la realidad más característica. Las lumbreras y las pisaderas superiores se conservan en buen estado de conservación.

Fuente: Patrimonio Cultural de Aragón