Se trata de un acto que marca simbólicamente el inicio de la campaña de recogida de la uva.

Ainzón es la capital del Imperio de la Garnacha, aunque contiene numerosos tesoros más allá del vino. Su Fiesta de la Vendimia reúne las mejores bodegas de la zona en una celebración de singular valor turístico y gastronómico.